LA TEMPLANZA

Sentimiento + razonamiento = templanza
GÁLATAS 5:23
Introducción

La creencia es la base de la forma de vivir.
El pensamiento es la base de las actitudes.
Los sentimientos son la bese del carácter.
En otras palabras:

* Vives lo que crees
* Actúas como piensas
* Te relacionas por lo que sientes.

1- Los sentimientos

Las personas son por fuera por lo que tienen dentro, a no ser que sepan fingir muy bien, pero nada hay oculto que sea manifiesto.
De lo que está en el corazón, vistes, hablas y actúas. Por eso dice la Biblia:


Sobre Toda Cosa guardada, guarda tu Corazón; 

porqué de El mana la vida. (Proverbios 4:23)



El corazón es lo más engañoso y peligroso de nuestro ser dice en Jeremías 17:9
Engañoso es el Corazón Más que TODAS las Cosas, y perverso; ¿QUIÉN lo conocerá?

Él nos hace sentir y creer que hay cosas que son buenas:

- porque nos dan placer
- porque nos beneficia
- porque nos hacen estar bien con nosotros mismos
- porque no dañan a nadie
- porque nos gusta
Pero en realidad no en todos los casos lo que nos hace un bien es beneficioso, por eso dice el pasaje que el corazón no sólo es engañoso sino que es PERVERSO y que nadie es capáz de conocerlo a fondo, sino sólo Dios.

2- El razonamiento

Aquí es cuando el poder de la razón juega un papel importante.
el raciocinio humano es lo que nivela  los sentimientos y los pensamientos para convertirlos en discernimiento.
Es la razón la que da objetividad, produce orden en el alma y da seguridad a lo que creemos.

Pero cuando la razón toma el control y comienza a excluir a los sentimientos se produce escepticismo, frialdad, desamor y duda de la verdad, porque todo se vuelve psicológico.

Sentir sin pensar nos vuelve tontos.
Pensar sin sentir no vuelve fríos.

3- La templanza

Sólo el Espíritu Santo puede nivelar estas dos cosas para que tengamos templanza, la cual es fruto del Espíritu al cual no hay que restarle importancia.
La templanza es 50% pensar y 50% sentir. Si estas dos cosas trabajan juntas de esta manera; producirá en nosotros un carácter firme, seguro y ordenado.
fortalecerá nuestra creencia en Dios y mejorará en gran medida el manejo de nuestras emociones.

conclusión

estas dos cosas no pueden trabajar una al 51% y la otra al 49%. De ser así, siempre habrá un factor "X" que afecte de alguna manera nuestra vida espiritual, como falta de paz, falta de gozo, simplemente inclinar al pecado.
La templanza es la que nivela y mantiene nuestra vida en orden, mental y sentimental.